11 Formas en que la Inflamación Daña a tu Salud (¡Y Puede Estropear tu Vida!)

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La inflamación es un proceso biológico natural que, como el estrés, es buena en pequeñas cantidades… y perjudicial si se vuelve crónica. La inflamación saludable típica es el tipo de reacción que se produce cuando tienes, por ejemplo, un esguince de tobillo.

El área se inflama, lo que significa que probablemente estés experimentando calor, dolor, enrojecimiento e hinchazón en el área. Si pudieses coger un microscopio y ver por debajo de la piel, también te darías cuenta de que tu sistema inmunológico está llamando a la acción.

Durante el proceso normal de inflamación aguda los vasos sanguíneos se dilatan y aumenta la permeabilidad para mejorar el flujo de sangre al área lesionada. Las células inmunes, incluyendo neutrófilos, acuden a la zona para eliminar o matar a los organismos invasores. También se liberan citoquinas que ayudan a desencadenar una respuesta inflamatoria sistémica (si es necesario), como puede ser la fiebre o un aumento en los glóbulos blancos de la sangre. [i]

En algunos casos, sin embargo, la respuesta inmune no se acaba cuando la enfermedad o lesión desaparecen. Sucede que tu cuerpo permanece en un estado de inflamación crónica en la que las células inmunes continúan liberando productos químicos pro-inflamatorios y radicales libres. Normalmente uno no se da cuenta… pero con el tiempo enfermedades inflamatorias u otros daños relacionados con la inflamación pueden aparecer. Según explica el Instituto Linus Pauling: [ii]

“Si el estímulo persiste la inflamación puede durar días, meses e incluso años. La inflamación crónica está causada principalmente por monocitos y macrófagos de larga vida… Los macrófagos y otros leucocitos [células del sistema inmune] liberan ERO [especies reactivas de oxígeno] y proteasas que destruyen la fuente de inflamación. Sin embargo, a menudo puede suceder daño a los tejidos del propio cuerpo.

De hecho, el daño a los tejidos es una característica de la inflamación crónica. Otra característica de la inflamación crónica es la reparación del tejido dañado reemplazándolo con células del mismo tipo o con tejido conectivo fibroso.

Una parte importante del proceso inflamatorio implica la angiogénesis local, es decir, el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos. En algunos casos, el cuerpo no puede reparar daños en los tejidos y la cascada inflamatoria continúa. La inflamación crónica es anormal y no es beneficiosa para el cuerpo. De hecho, la inflamación crónica está involucrada en una serie de enfermedades.”

Hay muchos factores que pueden desencadenar una inflamación crónica. La obesidad, por ejemplo, te hace propenso a la inflamación crónica, al igual que los que sufren de infecciones frecuentes. Si fumas, estás muy estresado o comes una dieta de alimentos procesados, la inflamación crónica puede afectarte también.

La exposición a la contaminación del medio ambiente es otro factor común desencadenante de inflamación crónica… incluso la falta de sueño puede desencadenar procesos inflamatorios. Una vez que comienza la inflamación crónica, que puede persistir por semanas, meses o años, se dan lugar los siguientes problemas de salud.

11 formas en que la inflamación puede dañarte

  1. Problemas digestivos

La definición de la enfermedad inflamatoria intestinal es una inflamación crónica de tu tracto digestivo. Esto puede manifestarse en forma de colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y otros, con síntomas tales como diarrea, dolor abdominal y calambres, y sangre en las heces.

La gastritis, que puede conducir a dolor abdominal superior, náuseas y vómitos (o ningún síntoma en absoluto), es causada por una inflamación del revestimiento del estómago.

  1. Dolor en las articulaciones

El dolor en las articulaciones es un resultado común de la inflamación en las articulaciones. En el caso de la artritis reumatoide, hablamos de una enfermedad autoinmune que causa inflamación en las articulaciones. Con la spondilitis anquilosante, otra enfermedad reumática, la inflamación se produce en el lugar donde ciertos ligamentos o tendones se unen al hueso (entesis). Posteriormente, se produce erosión de hueso en el sitio de la unión (entesopatía).

A medida que la inflamación disminuye, un proceso de curación se lleva a cabo y se desarrolla nuevo hueso. El movimiento se restringe donde el hueso reemplaza el tejido elástico de ligamentos o tendones. La repetición de este proceso inflamatorio conduce a una mayor formación de hueso causando que los huesos de la espalda y las vértebras se fusionen.

Incluso en el caso de la osteoartritis, que se caracteriza por la degeneración de las articulaciones y que ha sido descrita como “artritis no inflamatoria”, se cree que la inflamación desempeña un papel importante. [iii]

  1. Enfermedades del corazón

Los niveles elevados de proteína C reactiva (PCR), un marcador de inflamación en el cuerpo, se asocian con un mayor riesgo de enfermedades del corazón. [IV] Un estudio encontró que, de 12 enfermedades cardíacas en las que se midieron marcadores de riesgo, una PCR alta fue el predictor más fiable de riesgo de problemas cardiovasculares. Incluso entre las mujeres con bajos niveles de colesterol LDL (colesterol malo), los niveles de PCR seguían siendo un predictor significativo de los riesgos cardíacos. [v]

  1. Depresión

Las citoquinas son mensajeros químicos que ayudan a las células del sistema inmunológico a sanar el cuerpo de una lesión. Sin embargo, las citoquinas pueden ser anti-inflamatorias o pro-inflamatorias, y cuando el cuerpo está en un estado inflamatorio, la producción de citoquinas pro-inflamatorias aumenta.

Los altos niveles de citoquinas, a su vez, pueden contribuir a la depresión. Un estudio encontró, por ejemplo, que las personas con depresión tenían niveles significativamente más altos de la citoquina pro-inflamatoria TNF-alfa y menores niveles de citoquinas anti-inflamatorias, que las personas sin depresión. [vi]

Como fue publicado en la revista Neuroscience, las citoquinas inflamatorias juegan un papel importante en la función cerebral pero cuando la exposición se convierte en crónica pueden influir negativamente en la salud mental: [vii]

«La evidencia creciente indica que las citoquinas inflamatorias contribuyen al desarrollo de la depresión en los individuos con enfermedades médicas y médicamente sanos. Las citoquinas son importantes para el desarrollo y la función normal del cerebro y tienen la capacidad de influir en los sistemas neurotransmisores y de neurocircuitos para producir alteraciones de comportamiento.

La administración de citoquinas inflamatorias o la activación del sistema inmune innato producen respuestas de comportamiento de adaptación que promueven la conservación de la energía para combatir la infección o la recuperación de una lesión. Sin embargo, la exposición crónica a dosis de citosinas inflamatorias elevadas y las alteraciones persistentes en los sistemas de neurotransmisores puede conducir a trastornos neuropsiquiátricos y a depresión.”

Se cree que las citoquinas pueden activar vías de señalización inflamatorias en el cerebro y disminuir los factores de crecimiento, como el factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC), que puede jugar un papel muy importante para ayudar a las células nerviosas dañadas a que se regeneren.

  1. Salud oral

La inflamación de las encías se conoce como periodontitis o enfermedad de las encías. Si no se trata puede dañar el tejido blando y el hueso que soporta los dientes. Esta infección inflamatoria está vinculada a daños en el cuerpo en cualquier otro lugar, así como las enfermedades cardíacas y a la demencia. De acuerdo a la investigación en Dentristy iQ: [viii]

“Es cada vez más evidente que las condiciones inflamatorias crónicas en un órgano o tejido del cuerpo pueden producir efectos sistémicos con consecuencias perjudiciales. Por ejemplo, un mayor nivel de proteína C-reactiva es un factor de riesgo para la aterosclerosis y se correlaciona con los niveles de inflamación periodontal. Cierta evidencia apunta a un papel contributivo o causante de la periodontitis en la patogénesis de la ateroesclerosis.”

  1. Pérdida ósea y daños

La inflamación crónica interfiere con el crecimiento del hueso y, a menudo, conduce a la pérdida de masa ósea cuando se produce en las zonas cercanas al hueso (como en la artritis reumatoide y la periodontitis). De acuerdo con un estudio en la revista Immunological Investigations: [ix]

“Esto [la pérdida de hueso debido a la inflamación crónica] se debe principalmente a la formación local de reabsorción de los osteoclastos de hueso que degradan el hueso sin ningún acoplamiento posterior a la formación de hueso nuevo.”

  1. Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

Si tú o un ser querido tenéis EPOC, debéis saber que la inflamación juega un papel primordial (de ahí el uso común de los medicamentos anti-inflamatorios). Como se informó en el Journal of Allergy and Clinical Immunology: [x]

“La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un síndrome progresivo que consiste en la limitación del flujo de aire espiratorio causada por la inflamación crónica de las vías aéreas y la parénquima pulmonar.

La respuesta inflamatoria de las vías respiratorias en la EPOC es iniciada por el tabaquismo en la inmensa mayoría de los casos y la exposición crónica al humo del cigarrillo inicia una serie de eventos que causa daño a las vías respiratorias centrales, las vías aéreas periféricas y espacios aéreos terminales, lo que lleva a anormalidades clínicas y fisiológicas.”

  1. Cáncer

Muchos tipos diferentes de cáncer, incluyendo cáncer de mama, pulmón, esófago, cuello uterino y tracto digestivo, se han relacionado con la inflamación. La investigación presentada en una reunión de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer encontró que los adolescentes con altos niveles de inflamación tenían un 63 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, en comparación con aquellos con bajos niveles de inflamación. [Xi] Mansour Mohamadzadeh, PhD, director del Center for Inflammation and Mucosal Immunology de la Universidad de Florida, dijo a la revista Health: [xii]

“Cuando las células inmunes comienzan a producir inflamación, la regulación inmune se deteriora y se crea un ambiente óptimo para que las células cancerosas crezcan.”

  1. La demencia

La demencia incluyendo la enfermedad de Alzheimer también se cree que está agravada o provocada por la inflamación crónica, que se sabe que aumenta la generación de proteína beta-amiloide. [xiii] Se cree que las acumulaciones de proteína beta-amiloide dañan y destruyen las células del cerebro.

  1. Envejecimiento acelerado

La inflamación crónica es conocida por desencadenar la liberación de potentes radicales libres que aceleran el proceso de envejecimiento. En un estudio, los investigadores fueron capaces de inducir el envejecimiento prematuro mediante la activación de inflamación crónica de bajo grado. [xiv]

  1. Dolor

La inflamación crónica está en la raíz de muchas enfermedades dolorosas, y también puede desencadenar el dolor directamente. Según lo explicado por Medical News Today: [xv]

«La inflamación causa principalmente dolor porque la hinchazón empuja contra las terminaciones nerviosas sensibles, que envían señales de dolor al cerebro.

Las terminaciones nerviosas envían señales de dolor al cerebro durante todo el día. Sin embargo, se aprende a ignorar la mayoría de ellos, a menos que la presión contra las terminaciones nerviosas aumente. Otros procesos bioquímicos también se producen durante la inflamación, que afectan la manera en que los nervios se comportan, y causan dolor.”

Debido a la inflamación, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) se dan a menudo como un tratamiento de primera línea para el dolor. Sin embargo, existen técnicas naturales para disminuir la inflamación en el cuerpo. Trata de limitar los alimentos refinados y el azúcar, que son pro-inflamatorios, y céntrate en comer una dieta antiinflamatoria. También debes abarcar estrategias de relajación, ya que el estrés puede causar y agravar la inflamación.

Existen además, suplementos que funcionan como anti-inflamatorios naturales que tienen los INGREDIENTES PARA LUCHAR CONTRA LA INFLAMACIÓN más poderosos de la naturaleza, las enzimas proteolíticas.

Cualquier cualquier persona que se enfrenta a la inflamación crónica sin control, y sus síntomas relacionados, debería intentar tomarlas. Y no tienen absolutamente ningún riesgo.

Para aprender más acerca de las ezimas proteolíticas llamadas «sistémicas», y cómo pueden ayudarte a poner fin a la inflamación crónica y el dolor click AQUÍ.


Fuentes:
[i] Linus Pauling Institute Spring/Verano 2007
[ii] Linus Pauling Institute Spring/Verano 2007
[iii] Therapeutic Advances in Musculoskeletal Disease. 2013;5(2):77-94.
[iv] N Engl J Med. 2004 Dic 16;351(25):2599-610.
[v] N Engl J Med. 2000 Mar 23;342(12):836-43.
[vi] Psychology Today Noviembre 1, 2011
[vii] Neuroscience. 2013 Ago 29;246:199-229.
[viii] Dentistry iQ Chronic Inflammation in Periodontal Diseases
[ix] Immunological Investigations 2013, Vol. 42, No 7, Páginas 555-622
[x] J Allergy Clin Immunol. 2003 Nov;112(5):819-27; quiz 828.
[xi] Health Septiembre 29, 2014
[xii] Health
[xiii] Journal of Neuroinflammation 2014, 11:25
[xiv] Nature Communications Noviembre 20, 2013
[xv] Medical News Today Febrero 12, 2015

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

0 Comments