6 tés que reducen la inflamación crónica en el cuerpo

6 Infusiones que reducen la inflamación crónica en el cuerpo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Inflamación es un término que está en boca de todos estos días, y por buenas razones.  Pero no estamos hablando sobre la inflamación aguda, que es necesaria para la curación de las heridas. Hablamos de un tipo de inflamación más dañina, llamada inflamación crónica. Juega un rol clave en muchas enfermedades crónicas, contribuyendo con patologías cardíacas, artritis, cáncer y más.

Por suerte, existe una manera de reducir la inflamación crónica y promover el bienestar en general. Solo siéntate, ponte cómodo y tomate una taza de té.

¿Cómo ocurre la inflamación en el cuerpo?

Así como hay dos versiones para cada historia, también las hay para la inflamación. Por una parte, la inflamación es necesaria para la respuesta inmune. En su forma más simple, la inflamación es el intento del cuerpo de curarse a sí mismo después de una lesión. Es la manera que tiene el cuerpo de defenderse de invasores externos como virus y bacterias. También es necesario para reparar tejido dañado. Sin inflamación aguda tus heridas se ulcerarían y tus infecciones podrían tornarse mortales.

Pero, demasiado de algo bueno puede convertirse en un problema. Cuando la inflación se convierte en crónica, también conocida como inflamación de grado bajo o inflamación sistemática, pueden tener efectos a largo plazo en el organismo.

¿Cuáles son las enfermedades inflamatorias?

A diferencia de la rojez o la hinchazón que ocurre en tu cuerpo cuando este ataca una infección de grado bajo, la inflamación crónica puede llevar a problemas muy serios tales como:

  • Enfermedades cardíacas
  • Cáncer
  • Alzheimer
  • Asma
  • Úlcera péptica
  • Tuberculosis
  • Artritis reumatoide
  • Periodontitis
  • Colitis ulcerosa
  • Enfermedad de Crohn
  • Sinusitis crónica
  • Hepatitis activa… ¡y más!

¿Cuál es la causa principal de la inflamación crónica?

Varios factores como stress, toxinas ambientales y cuanto ejercicio haces pueden afectar la respuesta de tu cuerpo a la inflamación. Pero, de acuerdo a una investigación  hecha por la Fundación para la Medicina Integrada en Nueva York, la dieta también juega un rol importante en como tu cuerpo maneja la inflamación. Eso significa que muchos alimentos pueden crear o combatir la inflamación crónica.

Infusiones que combaten la inflamación.

En lugar de confiar en medicamentos para tratar la inflamación crónica, intenta con algunos de estos remedios totalmente naturales. Aquí están seis tés que pueden ayudarte a deshacerte de la inflamación:

1.      Té verde.

 

Los tés verdes, negro y blanco están cargados de polifenoles, compuestos derivados de plantas que esstimulan el sistema inmune y hasta pueden protegerte de ciertas enfermedades causadas por la inflamación. Pero, de acuerdo al Centro Médico de la Universidad de Maryland, el té verde contiene la concentración más alta de antioxidantes llamados polifenoles, ya que está hecho de hojas no fermentadas.

Cuando se trata de atacar la inflamación, el té verde puede ayudar con algunas condiciones inflamatorias como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa, enfermedad del colon irritable y algunos cánceres.

té verde para la inflamación

2.      Té de jengibre.

 

Prueba té de jengibre para reducir la inflamación crónica y para aliviar el intestino al mismo tiempo. El jengibre en conocido por sus propiedades anti-oxidantes y anti-inflamatorias y su habilidad para aliviar el malestar gastrointestinal al relajar el tracto intestinal. De acuerdo a una investigación del Centro Nacional de Biotecnología, el jengibre muestra efectos potentes anti-inflamatorios y analgésicos que reducen la inflamación, hinchazón y dolor asociado con la osteoartritis y reumatismo. Una investigación publicada en la Biblioteca Nacional de Medicina en los Estados Unidos también sugiere que el jengibre tiene propiedades anticancerosas por su habilidad de frenar la vida o muerte de una célula.

Té de jengibre

Ingredientes:

  1. 6 rodajas finas de jengibre crudo
  2. 1 1/2 taza de agua hirviendo
  3. 1/2 cucharada de jugo limón o lima
  4. 1cucharada de miel cruda o stevia

Porciones: 4

Instrucciones.

  1. Hierve el jengibre en agua durante 10 minutos.
  2. Vierte en una taza. No te molestes en quitar las piezas de jengibre, continuará remojándose.
  3. Añade limón y miel. Revuelve para mezclar y disfrutar.

4.      Té de cúrcuma.

 

La cúrcuma  combate la inflamación crónica. La curcumina, el componente activo principal que le da a la cúrcuma su color dorado, es la responsable de la mayoría de los beneficios anti-inflamatorios.

La cúrcuma contiene más de dos docenas de componentes anti-inflamatorios incluyendo seis diferentes inhibidores de dolor e hinchazón de acuerdo al Dr. Weil. Una excelente manera de aprovechar los beneficios anti-inflamatorios de la cúrcuma es a través de un té.

té de curcuma

Ingredientes:

  1. 1 cucharada de cúrcuma molida
  2. 4 tazas de agua
  3. Jugo de un limón
  4. Miel cruda al gusto
  5. Una pizca de pimienta molida

Porciones: 4

Instrucciones:

  • Hierve el agua.
  • Agrega la cúrcuma molida.
  • Cocina a fuego lento durante 10 minutos antes de colar en una taza.
  • Agrega el jugo de limón y la miel cruda al gusto.
  • Agrega la pimienta molida para aumentar la absorción de la curcumina.

5.      Té de cereza agria.

 

Las cerezas agrias trabajan para reducir la inflamación crónica al someter a las vías inflamatorias. Resulta que las cerezas agrias son el número uno en alimentos anti-inflamatorios.

Un estudio publicado en La Revista de Nutrición estudió a 10 mujeres sanas entre 22 y 40 años. Después de una noche sin consumir ningún tipo de alimentos las mujeres comieron dos porciones de cerezas agrias.

Muestras de sangre y orina fueron tomadas antes y después de comer las cerezas. Los investigadores hallaron que las cerezas disminuyeron la inflamación y sometieron a las vías inflamatorias. De hecho, las cerezas agrias tienen componentes anti-inflamatorios comparables al ibuprofeno y naproxeno, ¡pero sin los efectos secundarios!

té de cereza agria

Ingredientes:

  1. 3/4 tazas de agua
  2. El jugo de 1/2 limón
  3. 1/4 taza de jugo de cereza orgánico (no concentrado)
  4. 1 cucharada de miel cruda (o edulcorante de su preferencia)

Instrucciones:

  • Hierve el agua y vierte en una taza.
  • Agrega el limón, el jugo de la cereza y la miel cruda.
  • Revuelve para mezclar y disfrutar.

6.      Té de piña.

 

La bromelina, presente en la piña, reduce la inflamación crónica. Una investigación de la Universidad de Southampton en el Reino Unido estudió los efectos analgésicos de la bromelina, una enzima encontrada en la piña usada para reducir hinchazón en inflamación. Los estudios concluyeron que esta enzima es comparable o hasta más potente que los analgésicos AINE para manejar el dolor de la osteoartritis. Otros estudios han hallado también que la bromelina podría ser más efectiva que drogas anti-inflamatorias prescritas para diferentes tipos de dolor.

té de piña

Ingredientes:

  1. 1 cáscara de piña, corona y restos
  2. 2 palitos de canela
  3. 1 perilla de jengibre
  4. Agua, suficiente para cubrir las cáscaras

Porciones: 4

Instrucciones:

  • Coloca las cáscaras de piña, canela y jengibre en una olla mediana y cúbrelos con agua.
  • Calienta a fuego medio bajo y después déjalo a fuego lento durante unos 25 minutos.
  • Apaga el fuego y cubre la olla con la tapa, permitiéndole extraer los nutrientes durante 20 minutos más.
  • Cuela en una jarra y colócalo en la nevera hasta que esté frío, o tómalo caliente.

7.      Té de diente de león.

 

El té de diente de león puede desintoxicar y combatir la inflamación crónica. Los dientes de león son más que hierbas no deseadas. Pueden desintoxicar tu cuerpo, aliviar el estreñimiento, aliviar el malestar estomacal, ayudar a reducir el peso causado por el agua, y a combatir la inflamación. El té de diente de león está hecho de las raíces u hojas de esta planta y ha sido usada en la medicina Nativo Americana y China por miles de años.

té diente de león

Ingredientes:

  1. 1 a 2 cucharadas de hojas secas de diente de león
  2. 1 taza de agua

Porciones: 4

Instrucciones:

  • Hierva agua
  • Vierta el agua hirviendo sobre las hojas secas de diente de león.

Notas acerca de las recetas.

El diente de león puede tener efectos laxantes, así que ingiere tu té en casa si no lo has hecho antes. Además de aliviar problemas de digestión e inflamación el diente de león ayuda a desintoxicar el cuerpo. Así que quizás descubras que tu piel se vuelva más luminosa y limpia.

 Detén la inflamación crónica desde su inicio.

 

La inflamación es la raíz de la mayoría de las enfermedades crónicas. Afortunadamente, en la mayoría de los casos, se pueden tratar con un pequeño ajuste en la dieta y en el estilo de vida. Para poder combatir la inflamación de forma definitiva, siéntete libre de complacerte con un té como medida preventiva o cuando sientas un poco de dolor. ¡Disfruta!

Para saber más sobre la inflamación interirio provocada por la alimentación puedes ver Dieta Analgésica y Antiinflamatoria .

 

Artículos Relacionados

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

0 Comments