sistema inmune

Cómo fortalecer tu sistema inmune

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Si nuestro sistema inmune fuese fuerte y saludable, podríamos dormir con gente moribunda que sufre “enfermedades contagiosas” y nunca caer enfermos. Esto incluye la enfermedad de moda Ébola (o el SRAG, H1N1, la gripe aviar, el constipado o cualquier otra cosa). Qué alivio es saber esto pero qué difícil es hacer que la gente lo crea.

Así que ¿cómo nos aseguramos de tener un sistema inmune fuerte? Todo comienza con un cuerpo descansado y una dieta sana y alcalina. La alta alcalización se traduce en más oxígeno y más oxígeno significa una inmunidad más alta.

Para una dieta alcalina debemos consumir comidas ricas en nutrientes e integrales, principalmente de fuentes vivas y crudas. Cuando comes más de un 50 por ciento de alimentos crudos puedes parar la inflamación producida por las comidas procesadas, refinadas e incluso cocinadas o hervidas.

Nuestra dieta debería ser 80 por ciento vegetales (orgánicos) con tan solo un 20 por ciento de carnes (preferiblemente de granjas libres y no expuestas a OGMs o antibióticos). Evitar cualquier cosa procesada que crea acidez en el cuerpo. La acidez conduce a la enfermedad.

Debemos mantenernos hidratados con líquidos. Las bebidas potentes que pueden ayudar a combatir las infecciones virales son los tés de hierbas que contienen uña de gato, ginseng y raíz de jengibre; y el té de camomila que puede ayudar a calmar las náuseas. Pero no olvides el agua. Las personas (especialmente ancianos) beben muy poca agua. El agua ayuda al cuerpo a eliminar las toxinas y los ácidos.

Hay una serie de suplementos naturales que puedes tomar para mejorar tu sistema inmunológico. Pero la inmunidad pico empieza con el cuarteto mágico. Este cuarteto mágico es

  • el calcio
  • la vitamina D
  • la vitamina C
  • vitamina F

El calcio debe ser lactato de calcio, citrato de calcio o bicarbonato de calcio. La vitamina D debe ser vitamina D3 natural. La vitamina C debe ser vitamina C completa (no únicamente el ácido ascórbico). Y la vitamina F una forma especial de ácido graso que es el linoleico y los ácidos linoleicos que son convertidos en ácido araquidónico en nuestro hígado.

Este cuarteto hace sinergia. Esto significa que no solo funcionan juntos sino que son interdependientes.

El lactato de calcio es la forma perfecta de calcio porque se convierte rápidamente en bicarbonato de calcio que es el único tipo de calcio que puede ionizarse en el torrente sanguíneo. Otras formas de calcio deben sufrir una docena de cambios para convertirse en bicarbonato de calcio. El bicarbonato de calcio es ionizado por la vitamina D e incorporado al flujo sanguíneo.

Ya tenemos el calcio correcto. Miramos en nuestro intestino y utilizamos la vitamina D para transferir el calcio del intestino (en forma de bicarbonato) al torrente sanguíneo.

Nuestros cuerpos requieren mucho lactato de calcio y mucha vitamina D. Los investigadores han descubierto que el cuerpo humano requiere muchas veces la CDR de suplementación de vitamina D porque nadie recibe la suficiente luz solar.

La vitamina D3 es realmente una hormona. Durante mucho tiempo ha sido marginada por las instituciones médicas pero ahora empieza a ser aceptada de mala gana. Más y más estudios por publicaciones médicas generalistas muestran los beneficios de la vitamina D3 a la hora de eliminar una serie de infecciones. Un estudio publicado por el Instituto Nacional de la Salud (National Institutes of Health) en PubMed en 2012 afirma “la vitamina D es un factor clave que enlaza la inmunidad innata y adaptativa y estas dos funciones están en peligro cuando hay condiciones de insuficiencia de vitamina D”.

Por supuesto, puedes incrementar los niveles de vitamina D con el sol. La comida como el hígado de ternera, queso, la yema de huevo y el pescado graso también añaden vitamina D a tu dieta. El aceite de hígado de bacalao es una conocida fuente también.

La vitamina F es principalmente ácido araquidónico derivado de la grasa de carne y de mantequilla. Es el tercer pivote de este cuarteto mágico porque es la base bioquímica de la difusión del calcio en el tejido. Y difundir el calcio es absolutamente esencial y primordial en la gran lucha contra todos los tipos de virus.

Ahora la cuarta parte del cuarteto mágico, la vitamina C. El complejo completo de la vitamina C promueve la fagocitosis, incrementa la capacidad de transportar oxígeno en la sangre y es un activador necesario adrenal. Este C tiene todos los factores del complejo C (los factores P, vitamina K, vitamina J, enzimas y otros factores orgánicos). Todos juntos dan una potencia funcional superior. La potencia funcional viene únicamente de comida viva. Las altas dosis de vitamina C inhiben la actividad vírica. Debería ser el complejo completo de vitamina C junto con el lactato de calcio. Muchas veces cuando la vitamina C falla en una respuesta rápida, el calcio suple la carencia, especialmente en niños y ancianos.

La vitamina A y/o vitamina C deberían ser llamadas “vitamina AC” ya que ambas se necesitan para defenderse contra las infecciones. Mucha gente, un número tan alto como un 80 por cierto, tienen falta de vitamina A. La prevalencia de ceguera nocturna y el constipado muestran una evidencia convincente de esta deficiencia.

Un estudio en los Proceedings of the Nutritional Society muestra que la vitamina A y los retinoides relacionados juegan un papel importante en la inmunidad, incluyendo la expresión de mucinas y queratinas, linfopoyesis, apoptosis, expresión citoquina, producción de anticuerpos y la función de los neutrófilos, células eliminadoras naturales, monocitos o macrófagos, T linfocitos y B linfocitos. Ensayos clínicos recientes sugieren que la suplementación con vitamina A reduce la morbilidad y la mortalidad contra diferentes enfermedades infecciosas.

Pero la vitamina A no es muy estable. Como se destruye fácilmente por el calor y cocinamos casi todo, no obtenemos suficiente vitamina A. Podemos consumir grandes cantidades de vitamina A y tener bajos niveles en el cuerpo.

La vitamina A es una vitamina grasa soluble y requiere la asimilación normal de grasas. Cualquier defecto en las funciones del hígado puede limitar la capacidad del cuerpo de asegurarse una toma adecuada. El caroteno (pro-vitamina A), como el encontrado en las zanahorias crudas, es mucho más eficiente a la hora de incrementar los niveles del cuerpo de vitamina A que los aceites de hígado de pescado. El caroteno encontrado en zanahorias puede ser almacenado en el hígado en grandes cantidades mientras que solo una pequeña cantidad de vitamina A puede ser almacenada. Por tanto, casi todo nuestro consumo debería ser en forma de pro-vitamina A o caroteno.

También está el yodo. El yodo es un potente agente anti-infección. Es el infierno para las bacterias y los parásitos. El yodo es una parte importante de la inmunidad pico. El doctor David Brownstein dice que no hay virus, bacterias o parásitos que puedan resistirlo.

Brownstein cree que, basándose en el síntoma de sangrar por los orificios, el Ébola es una enfermedad de tipo escorbuto. EL escorbuto es causado por una falta de vitamina C. Recomienda dosis de 3000 a 5000 mg/día al menos, si tu cuerpo puede tolerarlo. Durante infecciones agudas recomienda de 5000 a 7000 mg/día pero estas dosis tan altas solo pueden tomarse por vía intravenosa y solo bajo la supervisión de un profesional de la salud.

Otro amplificador de la inmunidad es el astragalus. Esta hierba ha sido usada durante siglos en la medicina china para mejorar el resfriado y para combatir las enfermedades. Además, este suplemente posee efecto diurético y puede ayudar a disminuir la presión en sangre y relajar la opresión de los vasos sanguíneos.

La DHEA es una hormona que también amplifica la respuesta inmune y lucha eficazmente contra algunas infecciones víricas.

La melatonina ofrece protección beneficiosa de virus. La lactoferrina es un amplificador inmune que inhibe el acoplamiento vírico a las células.

Un estudio hecho en Harvard encontró que las especies de algas rojas llamadas Griffithsia proveyeron a los ratones de inmunidad completa al virus que causa el Ébola. Otro estudio en ratones probó que también previenen la replicación de los virus del SRAG y del VIH-1. Los suplementos de algas rojas (y todos los suplementos y vitaminas mencionados en este artículo) están disponibles en tiendas de alimentación saludable y online.

Artículos Relacionados

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

1 Comment

  • Orlando

    mayo 18, 2016

    Cuanta información valiosa. gracias cuanto nos estás orientando en este mundo de mucha información.