cereales dañinos

Estos cereales destruyen tus hormonas, disminuyen tu energía y causan aumento de peso

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Muchos cereales son anunciados como “alimentos sanos” por las grandes compañías de alimentación. Sin embargo, estos alimentos siniestros tan comunes en nuestros desayunos que casi todo el mundo consume diariamente te están matando lentamente, disminuyendo tus niveles de energía, causando diabetes, exceso de grasa en el cuerpo, cáncer e, incluso, envejecimiento acelerado del cuerpo y son alimentos generadores de cenizas ácidas. Te explicaré el por qué.


Si quieres recibir más artículos como éste, vídeos, noticias y descargar la Tabla de pH de Alimentos haz click debajo:


Si te importa lo más mínimo tu cuerpo y tu salud, estoy seguro que sabrás como evitar los cereales azucarados como los copos azucarados, los cereales azucarados afrutados con colorantes artificiales, las galletitas de trigo recubiertas de azúcar o los cereales de malvavisco con los que tantos padres están envenenando a sus hijos estos días.

Sin embargo, incluso muchos cereales que no están recubiertos de azúcar se venden como “buenos para el corazón”, “ricos en fibra” y “una buena fuente de vitaminas y minerales”…. Por desgracia ¡Nada más lejos de la realidad!

Como Nutricionista que ha estudiado la bioquímica de la nutrición y cómo algunos alimentos afectan a las células de nuestro cuerpo durante más de 25 años, conozco al menos 10 razones importantes para estar extremadamente preocupado acerca de lo que los cereales hacen dentro de nuestros cuerpos. Entraré en detalles en este pequeño artículo…

Muchos cereales (incluso “integrales” o “altos en fibra”) causan un daño extremo a las hormonas y crean niveles elevados de azúcar en sangre en nuestro cuerpo

Una de las PEORES cosas acerca de los cereales, incluso aquellos llamados “integrales”, es que TODOS ellos causan un pico significtivo del azúcar en sangre (sin importar si están basados en trigo, arroz o maíz) a niveles peligrosamente altos, lo que se traduce en una producción de una cascada de hormonas almacenadoras de grasas en nuestro cuerpo causando el deseo de más carbohidratos a lo largo del día. Esta NO es la forma de comenzar el día si te importa tu figura o tu abdomen.

De hecho, se ha encontrado que incluso en los cereales que tienen fibra incorporada (como los cereales de salvado o de salvado y pasas) se produce el mismo pico excesivo en el azúcar en sangre que los cereales bajos en fibra, como aquellos basados en arroz o maíz. Recuerda que el almidón del trigo, maíz o arroz de un bol de cereales es dividido rápidamente en tu cuerpo produciendo AZÚCAR produciendo un daño inmediato al sistema de regulación de los niveles de azúcar como si hubieses comido de 40 a 60 gramos de sirope de maíz puro o de azúcar blanco puro.

Esos picos tan altos en el azúcar en sangre dañan las células de tu cuerpo a través de un proceso llamado glicación que acelera la velocidad de envejecimiento de tus articulaciones, piel, órganos e incluso el cerebro. 

Y hablando de hormonas, otro efecto de los niveles altos de azúcar en sangre es que disminuye la habilidad de tu cuerpo de liberar hormonas del crecimiento (también conocida como la hormona de la juventud), así que si quieres verte y sentirte joven ¡Los cereales NO están ayudándote en ello!

Nota: En lo que respecta a las afirmaciones que dicen que los cereales son “una buena fuente de vitaminas y minerales” esto es totalmente FALSO… La mayoría de las vitaminas y minerales presentes en muchos cereales no ocurren de forma natural, han sido añadidas sintéticamente. Estas se absorben menos, o nada, que las vitaminas naturales, como ha sido probado, y pueden ser potencialmente dañinas en algunos casos. Como ejemplo, se ha probado que la vitamina E sintética puede ser nociva para nosotros, mientras que la vitamina E natural es beneficiosa.

¿Abriéndote paso hacia la Diabetes y un abdomen hinchado cada mañana?

Piensa en ello la próxima vez que estés engullendo tu bol de copos de salvado, arroz inflado o galletitas de trigo mientras sales por la puerta cada mañana…

Cuanto más cereal ingieres, más estás cargando constantemente al páncreas y a otros órganos involucrados en controlar tu azúcar en sangre. Los niveles de insulina aumentan cada día para tratar de controlar tus ataques masivos de azúcar en sangre a causa de todo ese cereal y, finalmente, tu sensibilidad a la insulina sufre, llevando a mucha gente a la Diabetes de tipo 2 y a una vida de inyectarse insulina con agujas y a pincharse los dedos para hacerse tests de sangre de 3 a 5 veces por día para el resto de sus vidas.

No solo eso, pero los niveles altos de insulina en sangre en tu cuerpo causados cada mañana por comer cereales también activan tu cuerpo para ALMACENAR grasa corporal. Así que si quieres ser delgado, los cereales van en contra de tu objetivo ¡haciéndote engordar!

¿Inflamación de intestinos e incluso daño intestinal?

Más malas noticias acerca de los cereales…

Cualquier cereal basado en el trigo puede causar inflamación intestinal y daño duradero en los intestinos debido al exceso de gluten y lectinas, incluso si no eres oficialmente intolerante o sensible al gluten.

¿Piensas que los cereales basados en maíz son mejores que aquellos basados en trigo? ¡Piensa de nuevo! Los cereales basados en maíz están casi siempre hechos con maíz OGM, los cuales muchos científicos están preocupados por sus efectos a largo plazo en la salud ya que no hay estudios sobre los efectos a largo plazo del maíz OGM en nuestra salud y en la de nuestros hijos.

Y los cereales basados en arroz (crispies, etc.) no son mucho mejores, pues causan un pico en el azúcar en sangre tan alto como el azúcar blanco puro. 

Los cereales causan NECESIDAD de más carbohidratos más tarde en el día, llevando a un exceso de calorías.

El pico de azúcar en sangre y el aumento subsecuente de insulina debido a los cereales ingeridos por la mañana hace que tu cuerpo intente sacar todo ese azúcar de tu sangre introduciéndolo en las células (en general células de grasa) lo cual causa una gran disminución en tu azúcar en sangre horas más tarde. Esto hace que NECESITES más alimentos basados en carbohidratos o azucarados más adelante durante el día.

El resultado de esto es una montaña rusa constante de azúcar en sangre e insulina todo el día, propiciando que ingieras más calorías a lo largo del mismo.

Leí recientemente un estudio sobre personas que comían desayunos basados en huevos frente a desayunos basado en cereales… Aunque las personas que ingerían desayunos basados en huevos consumían muchas más grasas por la mañana, acababan comiendo muchas menos calorías durante el día porque no tenían los altibajos de azúcar en sangre, los desajustes de hormonas y los deseos subsecuentes. Los desayunos basados en huevo CONTROLAN tu apetito, mientras que los desayunos basados en cereales AUMENTAN tu apetito para comer más, especialmente carbohidratos azucarados y almidonados.

Los cereales hacen a tu cuerpo que quemen los carbohidratos en lugar de las grasas

Cuantos más carbohidratos consumas cada día a partir de alimentos como los cereales y el pan, más estás entrenando a tu cuerpo para depender de los carbohidratos para la energía. Por lo que cuando tu nivel de azúcar cae de nuevo, necesitas más carbohidratos de nuevo o se produce un bajón de energía importante.

Por otro lado, cuantas más calorías obtengas de grasas sanas (aguacates, aceite de coco, mantequilla y nata de origen orgánico, aceite de oliva, nueces, semillas, huevos y carnes orgánicas) más entrenarás a tu cuerpo a ser una máquina que queme grasas.

Este es el llamado “metabolismo adaptado a las grasas” que se consigue reduciendo la ingesta de carbohidratos total e incrementando simultáneamente la ingesta de grasas sanas. Esto no quiere decir que debas acostumbrarte a niveles extremadamente bajos en carbohidratos como Atkins, simplemente MUCHO menos que el adicto a carbohidratos medio, que es básicamente todo el mundo que se alimenta con una dieta moderna.

Si dependemos de las grasas sanas para la energía en vez de los carbohidratos, se produce un equilibrio hormonal y unos niveles MUY estables de azúcar en sangre a lo largo del día, permitiendo que tengamos también niveles de energía MUY estables a lo largo de cada día sin los típicos picos y bajones de energía que muchos adictos a los carbohidratos sienten cada día.

¡Otra ventaja de crear un “metabolismo adaptado a las grasas” en el cuerpo es que se pierde la grasa corporal más fácilmente! No hay una relación mágica de macronutrientes que sea perfecta para todo el mundo, ni pienso que debamos obsesionarnos con las calorías exactas o las relaciones exactas de carbohidratos a grasas… Sin embargo, para darte una idea de cuán lejos la mayoría de la gente está… Mucha gente se alimenta con una dieta que está en el rango de 60% de carbohidratos, 20% de grasas y 20% de proteínas. Para crear un metabolismo adaptado a las grasas debería ingerirse alrededor de 20% de carbohidratos, 60% de grasas y 20% de proteínas.

Básicamente, como puede verse, es como poner patas arriba la dieta típica occidental de carbohidratos a grasas.

Alternativas más sanas a los cereales que son RÁPIDAS (te ayudan a quemar grasas en vez de quemar carbohidratos)

En vez de los típicos cereales por la mañana (que está matándote lentamente y haciéndote engordar) prueba con un bol de yogur orgánico griego (que está cargado de probióticos sanos para el intestino, grasas sanas Y proteínas) y añade un puñado de bayas orgánicas frescas (o arándanos congelados), un puñado de frutos secos como almendras o pecanas (más grasas sanas) y un poco de stevia o proteína de vainilla para añadir un poco de sabor dulce si lo necesitas.

Este desayuno te dejará más delgado, mantendrá tus niveles de azúcar en sangre y el equilibrio de hormonas para todo el día, y te prevendrá de sentir necesidad de tomar almidón y carbohidratos azucarados.

Otra opción es simplemente cualquier combinación de huevos, vegetales, aguacate e incluso carne orgánica si lo deseas. Uno de mis desayunos rápidos favoritos es cocinar un par de huevos muy rápido y cortar medio aguacate en un plato.

Mezclo los huevos y el aguacate, añado salsa picante y un par de lonchas de pavo y voilà… un desayuno rápido en cinco minutos que está increíblemente delicioso y MUCHO más sano que ese bol de cereales, permitiendo mantener el balance de tus hormonas para todo el día en vez de crear desajustes hormonales y bajones de energía como sucede con los cereales. (Fuente: Mike Geary – Todo sobre las ABS)

popup2013

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 Comments

  • meche

    abril 10, 2015

    Yo si creo esté en lo correcto
    ..a mi me pasa algo muy chistoso al comer cereal con leche… y es que a las dos horas mas o menos el azúcar se me baja muchísimo. Contrario a que suba pero supongo por que me he vuelto intolerante a la glucosa. Y este tipo de alimento es una sobrecarga de azúcares.

  • Andres_P

    abril 9, 2015

    CEREALES SANOS: Todos los que sean naturales. Pan, copos de avena, muesli, granola, etc. Se les puede añadir miel, azúcar integral de caña o siropes naturales.
    CEREALES A EVITAR: Refinados, transgénicos, azucarados, con fibra añadida, con vitaminas sintéticas añadidas, etc. No voy a hablar de marcas pero todos sabemos cuales son, ¿o no?
    Es imprescindible reducir la ingesta de cereales ya que acidifican en exceso el ph de nuestro cuerpo (especialmente los refinados y azucarados) el gluten que contienen (menos el arroz y el maíz) causa inflamación en el intestino y otros problemas asociados.
    Mike Geary recomienda sustituirlos entre otras cosas por carnes y huevos.
    Creo que es un error ya que el consumo de estos productos en grandes cantidades acidifican muchísimo más el organismo que los cereales, alimentan las bacterias perjudiciales del intestino e incrementan el riesgo de padecer cáncer.
    Yo personalmente recomiendo variar los desayunos, un día granola con leche semidesnatada/bebidas vegetales, otro yogur griego con frutas desecadas y frutos secos, otro yogur normal con plátano y almendras/cacahuetes (maní), copos de avena, huevos con revuelo de calabacín y cebolla o tomates, etc.
    ¡Un saludo! Buen artículo.