Iodo, esencial para prevenir las enfermedades crónicas

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

¿Por qué el Iodo es esencial para prevenir las enfermedades crónicas?

 

Vivimos en un mundo tóxico – uno dominado por químicos industriales que interrumpen la absorción de nutrientes y socavan nuestra vitalidad.

La comida basura procesada carente de nutrientes.

Los productos cultivados en suelos escasos de nutrientes.

Una atmósfera de estrés incesante que pone a nuestros cuerpos fuera de equilibrio y nos lleva a practicar un estilo de vida poco saludable.

Esto significa que la optimización de nuestros niveles de nutrientes tiene que ser un esfuerzo consciente.

La mitad de la batalla es la educación, la cual es la razón por la que estamos comprometidos para mantenerte al corriente de los nutrientes, remedios y prácticas que te mantendrán saludables a ti y a tus seres queridos.

Debes haber escuchado sobre algunas de las deficiencias de nutrientes más llamativas que están siendo discutidas en la comunidad médica, tales como las deficiencias de vitamina D, vitamina B12, y en mayor medida, la vitamina C.

Otras, tal como la deficiencia de iodo, reciben mucha menos atención – pero también pueden tener un impacto perjudicial en tu salud si no son abordadas.

Cómo el iodo protege casi todos los aspectos de tu salud

Los estudios estiman que hasta el 74% de los adultos de países industrializados no reciben el iodo suficiente, y que la deficiencia se está convirtiendo en un problema de magnitudes sin precedentes.

En 1990, un gran consorcio de agencias gubernamentales se comprometieron a erradicar la deficiencia de iodo para el 2000, pero ocurrió casi lo contrario. [1]

Los siguientes son datos de acuerdo con la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de los Estados Unidos:

En años recientes, los niveles medios de iodo finalmente no han seguido bajando (aunque todavía son bajos.

Entre 1971 y 1974, el nivel medio de iodo era de 320 mcg/L, y ahora es de 145 mcg/L).

El nivel medio de Iodo en mujeres ha seguido disminuyendo, y ahora se encuentra alrededor de los 125 mcg/L (la deficiencia de iodo, junto con los problemas de salud que ésta causa, es más común en las mujeres).

La deficiencia de iodo puede causar serios problemas de salud, incluyendo disfunción tiroidea, defectos congénitos y complicaciones en el embarazo, [2] enfermedades cardíacas, [3] cáncer, [4] aumento del colesterol, disminución de la fertilidad, y más. [5]

El iodo es un micronutriente absolutamente esencial. Ayuda a alcalinizar el pH del cuerpo (el exceso de acidez puede llevar a la inflamación, daños en los tejidos, y un amplio rango de enfermedades crónicas), le da el “combustible” que la tiroides necesita para producir hormonas (que es la tarea funsamental del importantísimo sistema endocrino), actúa como un agente antibacteriano natural (y ayuda al sistema endocrino con los mecanismos de desintoxicación), e incluso protege la salud celular (así puede proteger contra el crecimiento del cáncer).

Síntomas de Deficiencia de Iodo

Las señales clínicas y síntomas de la deficiencia de iodo incluyen:

  • Depresión
  • Dificultad para perder peso
  • Piel seca
  • Dolores de Cabeza
  • Letargo o fatiga
  • Problemas de memoria
  • Problemas menstruales
  • Hiperlipidemia
  • Infecciones recurrentes
  • Sensibilidad a los resfriados
  • Manos y pies fríos
  • Confusión cerebral
  • Debilitamiento del cabello
  • Estreñimiento
  • Dificultad respiratoria
  • Deficiencia de la función renal
  • Debilidad muscular y rigidez en las articulaciones

La deficiencia de iodo pone en riesgo la salud de todo el cuerpo (la Dosis Diaria Recomendada es de 150 mcg/día para los adultos, de 220 mcg/día para las mujeres embarazadas y de 290 mcg/día para mujeres en lactancia – por eso es muy importante entender cómo combatirla.

¿Cuáles son los Beneficios que puede aportar el Iodo?

  1. Controla el ritmo metabólico

El iodo, tiene una gran influencia en el funcionamiento de las glándulas tiroideas, ayudando en la producción de hormonas, que son directamente responsables de controlar el ritmo metabólico del cuerpo. El ritmo metabólico asegura la eficiencia de los sistemas y órganos del cuerpo y los procesos bioquímicos, incluyendo el ciclo de sueño, absorción de los alimentos y la transformación de los alimentos en energía.

  1. Mantiene los niveles de energía óptimos

El iodo juega un papel vital en el mantenimiento de los niveles de energía óptimos del cuerpo a través del uso de calorías, sin permitir que sean depositados como exceso de grasa.

  1. Ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer

El iodo juega un papel importante en la potenciación del sistema inmune e induce la apoptosis, la autodestrucción de las peligrosas células cancerosas. El iodo ayuda a destruir las células mutadas, y no destruye las células sanas en el proceso. Las evidencias muestran la capacidad de las algas marinas ricas en iodo para inhibir el crecimiento y desarrollo de tumores mamarios.  Esto está respaldado por el bajo índice de cáncer de mamas en algunas partes del mundo, especialmente en Japón donde las mujeres consumen una dieta rica en iodo tal como algas marinas.

  1. Elimina los químicos tóxicos

El iodo elimina las toxinas de los metales pesados como el plomo, mercurio y otras toxinas biológicas. Usada conjuntamente con Chlorella como en nuestra fórmula TERRA&MARE resulta especialmente útil en este aspecto.

La evidencia acumulada sugiere que existen muchos beneficios extra tiroideos del iodo, incluyendo funciones antioxidantes, el mantenimiento de la integridad de las glándulas mamarias así como propiedades antibacterianas, particularmente contra el H-pylori, la cual es una infección bacteriana en el estómago y está asociada con el cáncer gástrico.

  1. Potencia el sistema inmune

El Iodo juega un papel importante en la potenciación del sistema inmune. Elimina los radicales libres de hidroxilos y estimula e incrementa la actividad de los antioxidantes para proporcionar una fuerte medida de defensa contra varias enfermedades incluyendo el cáncer y enfermedades cardiacas.

Estudios recientes han demostrado que el iodo protege directamente las células del cerebro de las ratas de los dañinos efectos de los radicales libres al adherirse a los ácidos grasos en la membrana de la célula, dejando menos espacio para que los radicales libres tengan un impacto negativo en el organismo.

  1. Forma una piel saludable y brillante

Piel seca, irritada o áspera que se vuelve escamosa e inflamada es un signo común de deficiencia de iodo. El iodo ayuda en la formación de una piel, cabello y dientes brillantes y saludables, y es un elemento de «rastreo» importante, ya que la falta de iodo resulta en la pérdida del cabello.

Un estudio clínico realizado en México quería determinar los elementos rastreables del cabello en los niños con desnutrición. Los niveles de iodo fueron 10 veces más bajos que los niveles ideales.

  1. Previene la inflamación de la glándula tiroides

La deficiencia de iodo es ampliamente reconocida como la causa principal del bocio. Agrega sal marina, mariscos, leche fresca y huevos a tu dieta para evitar la deficiencia de iodo, ya que esto con frecuencia también funciona como un paso preventivo para la inflamación de la glándula tiroides.

  1. Previene el desarrollo y crecimiento deficiente en los niños

Los estudios han demostrado que la deficiencia de iodo durante la infancia y el embarazo pueden interrumpir el desarrollo y crecimiento saludable del cerebro. Los bebés son más susceptibles a la mortalidad y a un mayor riesgo de problemas neurodegenerativos si tienen deficiencias de iodo, tales como una forma de discapacidad metal conocida como cretinismo, problemas de función motora, discapacidades de aprendizaje e índice de crecimiento bajo.

¿Por qué estamos tan bajos en iodo (y qué hacer al respecto)?

Hacer una etiología de un problema de salud o deficiencia siempre es complicado. Mucho de ello tiene que ver con el estilo de vida, dieta, y predisposiciones genéticas particulares del individuo. Sin embargo, existen algunos patrones identificables en relación con la deficiencia de iodo.

Para empezar, no consumimos muchos alimentos ricos en iodo. Las culturas que comen grandes cantidades de alimentos como algas y otras formas de algas marinas tienden a tener una menor incidencia de disfunción tiroidea y otros signos de deficiencias de iodo (por ejemplo, un alga marina japonesa popular llamada kombu que proporciona más de 7000 mcg de iodo al día).[6]

Alimentos con Iodo

La leche es uno de los pocos alimentos “convencionales” que han sido reconocidos por su apreciable contenido de iodo. Como ya hemos escrito antes, sin embargo, el consumo de leche viene con muchos otros riesgos (algunos incluso peores que la deficiencia de iodo). Y por si fuera poco, la leche ni siquiera es tu mejor opción como fuente de iodo – solo contiene 56 mcg por porción, a menos que haya sido fortificado con iodo.

Sin embargo, no es necesario que dependas de los tóxicos productos de la industria láctea, incluso si han sido fortificados con nutrientes beneficiosos como el iodo. En cambio, integra estos alimentos en tu dieta.

Alga marina (¡1 hoja puede contener hasta 2,900 mcg!)

Bacalao horneado (99 mcg en 90 gr.)

Arándanos (90 mcg en 30 gr.)

Yogur (75 mcg en 30 gr. – solo asegúrate de que sea la variedad saludable rica en probióticos)

Porotos (alubias) blancos (32 mcg en ½ taza)

Sál Marina

Incluir sal marina sin refinar en tu dieta es otra forma excelente de asegurar que estás recibiendo el iodo suficiente. Sin embargo, elimina los bocadillos salados y la sal de mesa iodada, y en su lugar agrega un poco de sal marina natural a tu agua potable (aproximadamente 1/8 de cucharaditas por medio litro de agua por lo general es perfecto). Y si todavía piensas que la sal es algo que debes evitar, asegúrate de visitar nuestro artículo que explica por qué la sal marina es más saludable de lo que crees.

Suplementos con Iodo

Puede resultar especialmente interesante en algunos casos usar un suplemento que contenga Iodo. Nosotros recomendamos TERRA&MARE porque el iodo que contiene hace sinergia ideal con sus otros ingredientes, como por ejemplo las algas marinas. Lo que aumenta en gran medida su absorción.

Artículos Relacionados

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

0 Comments