antibióticos efectos secundarios

Los efectos de los Antibióticos

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Los antibióticos durante mucho tiempo han sido considerados como una panacea, pero ¿es posible tener tantos beneficios de un medicamento, y no tener efectos secundarios?

Te nombraré unas frases citadas por una persona y una institución de renombe:

“Es irónico que este humilde hongo, aclamado como un benefactor de la humanidad puede por su propio éxito llegar a ser un factor decisivo en el declive de la civilización actual” dice el Dr. Juan I Pitt, El Género penicilina, 1979. (1)

La Soil Association también está preocupada diciendo: MRSA, la súper bacteria, surgió a través de un uso excesivo de medicamentos de tipo penicilina en la medicina humana. Este es un escenario del fin del mundo y podrá causar la pérdida de innumerables vidas humanas. (2)

No hay duda de que los antibióticos salvan muchas vidas. Así que el propósito de este artículo no es demonizarlo, sino de estudiar el papel que cumplen (incluyendo su uso excesivo en muchos casos), y esbozar algunas estrategias esenciales para reducir sus efectos potencialmente dañinos en el cuerpo.

¿Cómo funcionan los antibióticos?

El primer antibiótico, la penicilina junto con una familia de antibióticos relacionados (como la ampicilina, amoxicilina y bencilpenicilina) siguen siendo ampliamente utilizados para el tratamiento de muchas infecciones comunes.

Nuestros sistemas inmunes sanos, fuertes, con sus anticuerpos y glóbulos blancos especiales, por lo general pueden matar bacterias dañinas antes de que se multipliquen lo suficiente como para causar síntomas.

E incluso cuando se presentan los síntomas, el cuerpo puede, casi siempre, luchar contra la infección.

A veces, si el sistema inmunológico no es fuerte, se ve abrumado por una infección bacteriana y necesita ayuda para deshacerse de él. Aquí es donde aparecen los antibióticos.

Algunos antibióticos, como la penicilina, son “bactericidas”, significa que funcionan matando las bacterias. Lo hacen al interferir con la formación de las paredes celulares o de los contenidos celulares de las bacterias.

Otros antibióticos son de “bacteriostático”, significa que funciona impidiendo que las bacterias se multipliquen.

Lamentablemente, los antibióticos no diferencian entre nuestras buenas y malas bacterias, especialmente en el intestino, lo destruye a todos. Este daño a la destrucción de la “flora intestinal” puede tener consecuencias muy graves.

Estas bacterias (de la flora intestinal) beneficiosas realizan tareas cruciales, como el impulsar nuestro sistema inmunológico, ayuda a la digestión, ayuda a la eliminación de toxinas dañinas.

Estas bacterias amistosas incluyen lactobacilos, acidophilus, bifidus y bulgaricus, suplementos que se pueden encontrar en la sección refrigerada de cualquier tienda de alimentos saludables.

Nos protegen contra patógenos como salmonella, la levadura, el cólera y E. coli. Una vez que se ha ido, estas bacterias se sustituyen por bacterias hostiles tales como Pseudomonas, Clostridium y Klebsiella y por la levadura Candida, un poderoso miembro de la familia de los hongos.

Efectos Secundarios de los Antibióticos

Los efectos secundarios más frecuentes con los antibióticos son diarrea, náuseas y en general estar enfermo. Las infecciones por hongos de la boca, el tracto digestivo y la vagina también pueden ocurrir por el uso de antibióticos, porque destruyen las bacterias “buenas” de protección en el cuerpo (que ayuda a prevenir el crecimiento excesivo de cualquier organismo), así como los “malos”, responsables de la infección que se está tratando.

Los efectos secundarios raros, pero más serios incluyen la formación de cálculos renales, la coagulación anormal de la sangre, aumento de la sensibilidad al sol, trastornos de la sangre y la sordera.

A veces, sobre todo en personas de edad avanzada, el tratamiento con antibióticos pueden causar un tipo de colitis (infección del intestino) que conduce a la diarrea severa. La penicilina, la cefalosporina o la eritromicina pueden causar este problema, pero es más común con clindamicina, un antibiótico que suele ser reservado para las afecciones graves,

Si tiene diarrea mientras está tomando un antibiótico, comuníquese inmediatamente con su médico.

Algunas personas son alérgicas a los antibióticos, especialmente la penicilina y pueden desarrollar efectos secundarios como una erupción, hinchazón de la cara y la lengua o dificultad para respirar.

Siempre informe a su médico o farmacéutico si ha tenido una reacción alérgica a un antibiótico; a veces la reacción puede ser grave e incluso mortal.

Esto se llama una reacción anafiláctica. Debes usar un antibiótico con cuidado si se ha reducido la función hepática o renal. No hace falta decir que si está embarazada o amamantando dígale a su médico antes de tomar cualquier medicamento con receta como los antibióticos.

El uso excesivo causa resistencia y toxicidad

El uso excesivo de antibióticos provoca “resistencia a los antibióticos” y “resistencia bacteriana”. Con frecuencia, los antibióticos destruyen las bacterias o simplemente detienen su crecimiento. Sin embargo, algunas de las bacterias se han vuelto resistentes a algunos tipos de antibióticos.

Esto significa que lo antibióticos ya no funcionan contra tales bacterias. Las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos más rápidamente cuando los antibióticos se usan con demasiada frecuencia o no se utilizan correctamente. Por ejemplo, si una persona no toma el curso completo de un antibiótico específico prescrito por el médico, a continuación, la bacteria en su cuerpo va a desarrollar una resistencia contra ese antibiótico específico. Tales bacterias pueden a continuación ser tratadas con algún otro antibiótico, pero algunos tipos son resistentes a todos los antibióticos y no pueden recibir tratamiento.

Además, el uso excesivo de antibióticos también puede causar toxicidad en el cuerpo a diferentes niveles celulares, tejido u órgano. Los resultados en la acumulación por uso excesivo de antibióticos en los lisosomas pueden causar alteraciones metabólicas que causan la toxicidad celular.

Alternativas naturales a los antibióticos

Hay una variedad de opciones como alternativas para los antibióticos, algunas buenas y otras no tan buenas. Unos pocos en la vanguardia son:

  • Peróxido de hidrógeno
  • Orégano
  • Aceite esencial de ajo
  • Plata coloidal.
  • MMS Clorito de Sodio de Jim Humble

Esto son algunas alternativas, pero sin duda el que yo recomiendo, usar sí o sí, cuando estás llevando una receta con antibióticos es el uso de probióticos ya que este microorganismo calmará en gran medida los efectos secundarios derivados del los antibióticos.

Ahora dime ¿es necesario usar antibiótico en tu caso? Y si es así ¿Qué medidas tomarás para no tener esos efectos secundarios derivados del mismo?

Fuente:

(1) El Eslabón del Hongo, Volumen 1 y Volumen 2, Doug A. Kaufmann, 2000 y 2002

(2) De la Soil Association, Folleto: Los antibióticos que todavía funcionan para la próxima vez que lo necesites

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

0 Comments